Pensamiento crítico y realidad

por Xóchitl Niezhdanova

 

Como buenos homo sapiens en la cima de la cadena alimenticia, y poseedores del cerebro más grande y evolucionado del planeta, presuponemos que nuestro poder para descifrar la realidad es inherente a nuestra capacidad de raciocinio. Los avances tecnológicos, y el dominio ilimitado que ejercemos sobre nuestro entorno, nos han hecho creer que no hay secreto en el universo que escape a nuestro entendimiento. Sin embargo, nuestro cerebro no es perfecto, y sin ser conscientes podemos distorsionar la información que recibimos del exterior a través de nuestros sentidos. Nuestra percepción, nuestra memoria, y otros elementos de nuestra estructura cerebral, pueden “engañarnos” a la hora de intentar comprender los hechos del mundo objetivo.

 

Existe algo llamado “sesgo cognitivo” que no es otra cosa que un conjunto de efectos psicológicos, los cuales provocan una alteración en nuestra mente al procesar la información que captamos a través de los sentidos, por lo que en infinidad de ocasiones ocurre una distorsión o juicio errado, una interpretación no lógica de dicha información que recibe nuestro cerebro. Es importante tener en cuenta este fenómeno tan común, a la hora de tratar de interpretar todo tipo de información o argumentos con los cuales se nos intenta convencer de un hecho. Las motivaciones emocionales y morales también suelen influir en nuestro juicio de la verdad, así como la propia influencia que la sociedad ejerce sobre nosotros.

 

Algunos de los sesgos cognitivos más comunes son:

 

Sesgo de confirmación: este ocurre cuando inconscientemente buscamos información que de antemano confirme nuestras propias ideas preconcebidas, sin tomar en cuenta que las mismas pueden ser incorrectas.

 

Sesgo de falso consenso: En este caso mostramos una tendencia a considerar nuestras opiniones, creencias, valores y costumbres como los más extendidos entre los demás, cuando en realidad no es así.

 

Efecto Bandwagon o efecto de arrastre: es cuando hacemos o creemos en algo porque muchas personas lo hacen o lo creen.

 

Deformación Profesional: este sesgo hace que juzguemos los hechos a partir de las convenciones propias de nuestra profesión, negándonos a aceptar un punto de vista más amplio.

 

También generamos una opinión sesgada cuando damos demasiado crédito a argumentos, conductas y experiencias de terceros. Esto ocurre con frecuencia cuando las personas que norman el criterio de todos son socialmente reconocidas, poseen un alto estatus económico o político, fama o un nivel académico elevado.

 

Vivimos en el mundo de la información instantánea y a granel, y hoy más que nunca debemos intentar evaluar con objetividad cualquier dato o argumento que llegue a nuestras manos. El pensamiento crítico es la herramienta que tenemos a nuestro alcance para interpretar la realidad adecuadamente.

 

En todo el globo terráqueo tienen lugar miles de hechos cada minuto. Es imprescindible para todos, como ciudadanos del mundo, desentrañar la verdad de las distintas realidades que nos aquejan y nos afectan directamente. Ya no existen acontecimientos aislados. Si un país de medio oriente es invadido, tarde o temprano este suceso repercutirá en las demás sociedades.

 

Es nuestro deber ejercitar la razón, hacer uso de nuestra capacidad de análisis, de nuestra intuición, e incluso de nuestra experiencia personal para generar un punto de vista propio que nos permita entender la realidad que vivimos. El pensamiento crítico no es otra cosa que el uso de la lógica, el proceso de comprobación científica con el propósito de detectar las falsas afirmaciones, los argumentos manipulados, y todas aquellas falacias que solo nos alejan de la verdad.

 

Hay que dudar de la información, sobre todo cuando las fuentes no son confiables, o los medios que las trasmiten tienen una posición parcial ante los acontecimientos. Los dogmas, las creencias y las verdades absolutas pueden distraernos a la hora de determinar la veracidad de un hecho. La sociedad ha construido estereotipos para todo que no necesariamente son válidos, y cuando observamos la realidad desde los prejuicios personales o ajenos también corremos el riesgo de falsear la verdad.

 

Es imprescindible buscar evidencia de lo que se da por verdadero, ya que no podemos basarnos en aspectos subjetivos para analizar la realidad. Debemos evitar a toda costa actuar con base en nuestros impulsos o deseos, pues es cuando se presentan los “sesgos cognitivos”. También nuestro estado de ánimo, una enfermedad psiquiátrica o una creencia personal, provocan que nuestra percepción de la realidad no sea adecuada ni verdadera.

 

En términos generales, para ser objetivos y analizar críticamente la realidad necesitamos capacidad de reflexión, flexibilidad para considerar las diferentes alternativas, lógica, así como autoconciencia para detectar sesgos. Es necesario dudar y cuestionar la veracidad de los hechos que se presentan ante nosotros cotidianamente, sin llegar al extremo de dudar de todo sistemáticamente, pues caeríamos en la anarquía y en la imposibilidad de establecer la verdad. Necesitamos mostrar una curiosidad permanente en la búsqueda de la verdad, mantener la mente abierta y ser empáticos para escuchar y comprender diferentes puntos de vista sobre un mismo tema.

 

Más que nunca requerimos una mente crítica para comprender nuestra realidad social y hallar soluciones conjuntas que permitan resolver los grandes problemas de la humanidad. Al pensar críticamente estamos desarrollando una identidad propia y estamos enseñando a nuestros hijos a evaluar la realidad objetivamente. Cuando cuestionamos lo establecido hacemos que la sociedad progrese a la par del pensamiento humano, porque sabemos que todos los sistemas son perfectibles tanto en la ciencia, en la tecnología, como en la sociedad misma.

 

La curiosidad por el conocimiento de la verdad se desarrolla desde la estimulación temprana. El niño aprende a preguntar y desarrolla un carácter inquisitivo. No necesitamos una oveja más en un mundo que obedece sin trámite las verdades que se difunden desde el más alto poder económico. El pensamiento crítico es igual a libertad de pensamiento y acción, y solo a través del escrutinio metódico de la realidad podremos evitar el caos que actualmente amenaza con destruirnos a causa de los intereses particulares de unos cuantos.

Niezdha2.jpg

Xóchitl Niezhdanova

Ingeniera de la vida y poetisa de mente, soltera por descuido que no deja de creer en el amor. Viajera en el mundo de los sueños, eterna distraída y pintora.

Los Calzones de Guadalupe Staff

Aquí hablamos de lo que importa decir, que es generalmente lo que nadie quiere escuchar

Tags   Pensamiento crítico, sesgo cognitivo, información, fuentes confiables

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

Para leer de nuevo

Si hubiera.jpg

Si hubiera

Pasos para reconstruir la confianza con

Los divorciantes

Captura de pantalla 2020-01-13 14.33.15.

Millennial contra Generacíón X

W&M

Women and Media Group

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

2019 Women and Media Group Todos los derechos reservados www.wmgroup.com.mx

Prohibida la reproducción total o parcial incluyendo cualquier medio electrónico o magnético