Millennials

versus

Generación X

por Delia Millán

 

Hace algunas semanas surgió un debate en redes sociales protagonizado por las dos generaciones que se disputan el poder en este momento histórico, los Millennials y la Generación X. En realidad yo no pretendo ser parte de la controversia con este artículo, antes todo lo contrario, mi intención es aclarar ciertos puntos con miras a un entendimiento general del fenómeno social que estamos viviendo con el advenimiento de las tecnologías de la información.

Antes que nada, es necesario establecer puntos claros de referencia: ¿quienes son los millennials y quiénes pertenecen a la generación X?  Existen diferentes criterios para establecer el inicio y término de la generación millennial, nosotros nos apegamos al criterio de La Oficina del Censo de los Estados Unidos, la cual define a la generación milénica como la generación nacida entre 1982 y 2000, es decir todos aquellos que en este momento tienen entre 20 y 38 años de edad aproximadamente.

 

Los autores William Strauss y Neil Howe son los responsables de que a esta generación se le conozca como los milénicos. Acuñaron el término en 1987, cuando los nacidos en 1982 iniciaban la educación preescolar y los medios de comunicación identificaron su vínculo con el inminente nuevo milenio como la generación que finalizaría la educación secundaria en el año 2000. Escribieron sobre esta cohorte demográfica en sus libros The History of America's Future (1991) y Millennials Rising: The Next Great Generation (2000).

En sus libros, Strauss y Howe atribuyen siete rasgos básicos a la generación milénica: se sienten especiales, han sido muy protegidos, son seguros de sí mismos, orientados al trabajo en equipo, convencionales, presionados y en general exitosos. La psicóloga Jean Twenge, por otra parte, describió a los milénicos como «Generación Yo» en su libro de 2006 Generation Me: Why Today’s Young Americans Are More Confident, Assertive, Entitled – and More Miserable Than Ever Before (Generación Yo: Porqué los jóvenes americanos de la actualidad son más confiados, asertivos y con derechos - y más miserables que nunca antes) , libro que se actualizó en 2014.

Por otro lado, el término generación X se usa para referirse a las personas nacidas tras la generación Baby Boomers, entre 1972 y 1982 aproximadamente. En realidad, a esta generación se le llama de varias formas, las más populares son generación MTV y generación Jones, haciendo alusión al deseo de ser alguien en la vida. En general, los miembros de esta generación se caracterizan por ser responsables, comprometidos y preocupados por el mundo.

 

Los miembros de la generación X son los grandes impulsores de la tecnología, ya que nacieron justo en el boom en el que se dejó de hablar de aparatos eléctricos y botones analógicos para hablar de dispositivos electrónicos, pero aunque gustan de la tecnología, al segmento más longevo de esta generación, internet, las redes sociales y el comercio electrónico todavía les resulta ajeno. Para ellos el ocio significa salir y encontrarse con personas y disfrutar del aire libre, como paseos, andar en monopatín y el billar, en vez de encerrarse con los juegos muchas horas. Fueron los que crecieron jugando en la calle y haciendo amigos en la vida real. 

 

¿Y qué pasa entonces con estas dos generaciones y su pleito en redes sociales? Pues todo empezó con el trágico evento en el ITAM que ya todos conocemos y del que mucho se ha hablado, una joven estudiante de esa institución murió, probablemente como consecuencia de la fuerte presión académica y social que impera en el ambiente educativo de esa escuela. A raíz de ello, muchos estudiantes se manifestaron en contra de las altas exigencias académicas de los maestros que ahí laboran, sus métodos denigrantes y los escasos recursos psicológicos de que los alumnos disponen para lidiar con la presión.

Acto seguido, este grupo de estudiantes, todos ellos millennials, fueron ferozmente atacados en redes sociales, criticando especialmente su labilidad emocional, su falta de carácter y fortaleza para sobrellevar las exigencias y el ritmo de trabajo que implica una vida universitaria de altos estándares académicos.

Quienes atacaron en redes a estos jóvenes estudiantes, haciendo extensiva la crítica a la generación millennial en general, fueron sobre todo personas de entre 40 y 60 años de edad (la edad de los maestros que exigen y denigran a estos jóvenes), es decir, miembros de la generación X y Baby boomers. Las críticas eran diversas y los tonos muy variados, iban desde llamarlos "Mártires del Starbucks", hasta el humillante apelativo de "Generación de cristal".

 

El argumento principal de todos estos críticos es que las altas exigencias académicas y los métodos coercitivos para ejercer presión en los alumnos, han existido siempre, y es hasta ahora que los millennials se quejan de este estado de cosas, en virtud de su vulnerabilidad emocional y física y su noción del derecho inalienable al bienestar y al placer.

Desde luego los millennials no tardaron en responder ante la ola abrumadora de juicios y críticas, y muy pronto mostraron su descontento en twitter y facebook, señalando a la generación X sus defectos más notorios, como su vergonzosa falta de compromiso con la ecología del planeta, su irresponsable apego al automóvil y los combustible fósiles, así como sus desconcertantes hábitos de consumo y la forma en que se escandalizan ante la diversidad sexual y cultural de las nuevas generaciones.

 

A primera vista parecería que este debate no es más que el reflejo de la conocida "brecha generacional", sin embargo, un análisis más atento nos lleva a otras explicaciones. Se percibe en el tono de las críticas y las respuestas a ellas una suerte de resentimiento entre generaciones, entre los millennials y la generación X. No se trata de la habitual discrepancia entre la rebeldía de la juventud y la madurez y recato de los viejos. Aquí hay algo más, una especie de reclamo de parte de ambas generaciones, como si cada una perteneciera a dos mundos diferentes y estuvieran obligadas a convivir en un mismo universo.

Esto es justamente lo que me parece que está sucediendo en el momento que nos toca vivir. Todas las generaciones que preceden a los millennials vivimos un mundo totalmente diferente al de la actualidad, digamos un mundo más humano, con ideas, con sentimientos, con recursos y espacios apropiados a nuestra humanidad. Los millennials en cambio nacieron con un mundo en transformación permanente, un mundo más virtual y relativo, con dispositivos electrónicos, redes sociales, información abundante, espacios precarios, sociedades rotas, peligros inminentes, amenazas constantes, amplias incertidumbres cotidianas, un mundo más robótico y mucho menos natural.

Creo que los millennials son como son porque su mundo y su entorno han sido siempre inestables, porque desde pequeños sienten la amenaza de la debacle, porque su espacio humano y social se ha vuelto precario con el crecimiento de la tecnología y la explosión demográfica. No es que sean vulnerables, es que encuentran pocas cosas a las cuales afianzarse, no es que sean hipersensibles, es que la violencia del mundo que heredaron los hace muy conscientes, no es que no sean trabajadores y luchadores, es que la información de la que disponen los ha vuelto objetivos y selectivos.

Por primera vez en la historia de la humanidad tenemos a dos generaciones provenientes de realidades diferentes conviviendo en un mismo espacio. Pero los millennials son nuestros hijos, quienes los formamos fuimos la generación X y los Baby Boomers. Alguna vez estas generaciones soñaron con un mundo sin obstáculos, un mundo diverso y sin barreras, un mundo de conocimientos, de libertad, de tecnologías que nos acercaran e hicieran nuestras vidas más sencillas, un mundo en el que el éxito y el bienestar estuvieran al alcance de cualquiera. La respuesta a nuestro sueño generacional son los millennials. Y si ahora estamos enojados es porque el sueño no fue para nosotros, es la realidad de ellos, es un sueño que se nos salió de las manos, que ahora vuelve la mirada y nos reclama nuestros defectos, nos encara y trasciende con sus convicciones nuestro vocabulario y las formas en que nos relacionamos con ellos.

Pero para ser honestos, nada de esto es culpa de ellos, no estaban conscientes cuando decidíamos el rumbo de la historia, y nadie les preguntó a los cuatro años si querían pasar su infancia con un control de Xbox en las manos, con un universo virtual frente a sus ojos, a punto de devorarlos.

 

Screen Shot 2019-02-18 at 3.56.49 PM.png

Delia Millán

Maestra del desequilibrio armónico, experta en el desarrollo humano y las relaciones complicadas. Loca por convicción y leal por vocación. Lucha contra la violencia de genero donde quiera que esté.

Los Calzones de Guadalupe Staff

Aquí hablamos de lo que importa decir, que es generalmente lo que nadie quiere escuchar

Tags   millennials, generación X, baby boomers, brecha generacional, Delia Millán

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

Para leer de nuevo

El Refugio de la Esperanza.jpg

El Refugio de la Esperanza

Hypatia_de_Alejandría.jpg

Hypatia de Alejandría

Captura de pantalla 2019-08-08 08.27.56.

Pequeñas muertes

W&M

Women and Media Group

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

2019 Women and Media Group Todos los derechos reservados www.wmgroup.com.mx

Prohibida la reproducción total o parcial incluyendo cualquier medio electrónico o magnético