Locas por naturaleza

por Gina Corte

 

"Estamos todas locas” me dijo un día mi hermana mayor, “las hijas de nuestro padre, todas locas por naturaleza”, y cuando me lo dijo me ofusqué, la frase se me enterró como un puñal en el corazón y rondó mi cabeza durante mucho tiempo.

 

-Claro que no- fue lo primero que me dije a mí misma, -yo no estoy loca, estará loca ella, pero yo no-.

 

Sin embargo, ya entonces era difícil negarlo de manera absoluta, porque, ya todas mayores de 30 años, habíamos pasado en algún momento de nuestras vidas por depresiones profundas, trastornos alimentarios, crisis de ansiedad, interminables sesiones de psicoterapia o francos intentos de suicidio en el peor de los casos.

 

Pero yo todavía me negaba a aceptarlo en ese tiempo. Mi mente todavía estaba secuestrada por mi formación patriarcal, abrumada de prejuicios machistas, de esos que nos meten a las mujeres desde que nacemos en la cabeza, de esos que sin darnos cuenta todas aceptamos mansamente y a los que nos aferramos durante décadas antes de darnos cuenta que es a través de ellos que el sistema patriarcal de nuestra sociedad nos somete y nos enajena.

 

Es verdad, todas las hijas de mi padre hemos pasado por intensos periodos de crisis psicológicas que la sociedad diagnostica muy convenientemente como “locura”. Pero por desgracia no es sólo a nosotras a quienes nos ha pasado. La locura es un concepto que la sociedad patriarcal ha adjudicado históricamente a las mujeres cuando se atreven a salir de sus normas, a todas aquellas que osan rebelarse a su estructura y el diseño que la perpetúa. Y es precisamente este diseño que oprime y esclaviza emocionalmente a la figura femenina el que enferma y desquicia la psicología de las mujeres, que las orilla a lo largo de sus vidas a tomar decisiones que no desean, y vivir vidas que nadie quiere, que acaban enfermando sus mentes y socavando su espíritu.

 

Por esta razón, después de cierta edad, casi todas las mujeres han sufrido alguno de estos trastornos o ha pasado en secreto por una de estas crisis que el sistema encasilla en el extenso concepto de “locura”, donde cabemos todas, las que nos deprimimos por que decidimos sacrificarnos por la familia y perdemos poco a poco nuestra identidad, las que sufren ansiedad porque optan por desafiar la norma y quedarse solas, las que dejan de comer y sufren anorexia porque desean ser aceptadas, las que comen compulsivamente para llenar vacíos profundos que la precaria autoestima no llena, las que son tachadas de obsesivas o compulsivas porque durante toda su vida han sido presionadas para ser perfectas, las que son tildadas de ninfómanas y prostitutas porque desean explorar su sexualidad, y las demás, todas las que llenan de alguna u otra forma un largo, largo etcétera.

 

Si, es verdad, todas las hijas de mi padre estamos locas, nosotros y miles de mujeres más a quienes nos ha enfermado esta sociedad, los límites a los que nos someten, los estigmas, los modelos, los estereotipos, los paradigmas, todo aquello que el sistema liga a la idea de lo femenino nos deforma, nos limita, nos encasilla, nos oprime durante toda la vida y al final acaba por destruirnos y nos vuelve “locas”.

 

Nos toma años llegar a esta verdad, nos lleva toda una vida aceptarla, darnos cuenta, percatarnos de que el esquema que nos desquicia está en nuestra propia cabeza, el sistema nos ha inculcado su diseño desde la cuna y cuestionarlo es difícil, toma décadas, requiere de muchas cabezas, de muchas reflexiones, de innumerables rebeldías, caídas múltiples, derrotas cotidianas y también de resiliencias pequeñas de cada día.

 

Pero en algún momento todas caemos en la cuenta. Si, estamos locas, pero no es nuestra naturaleza, es lo que esta sociedad patriarcal y machista que subyuga y oprime lo femenino hace de nosotras.

Gina Corte

Antropóloga del alma, trata de reconstruirse desde dentro. Seguidora ferviente de Freud y el psicoanálisis, cree que la autorreflexión y la autoconfianza son las mejores armas para cambiar al mundo.

Los Calzones de Guadalupe Staff

Aquí hablamos de lo que importa decir, que es generalmente lo que nadie quiere escuchar

Tags   locura, mujeres, hermanas, machismo

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

Para leer de nuevo

El Refugio de la Esperanza.jpg

El Refugio de la Esperanza

Hypatia_de_Alejandría.jpg

Hypatia de Alejandría

Captura de pantalla 2019-08-08 08.27.56.

Pequeñas muertes

W&M

Women and Media Group

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

2019 Women and Media Group Todos los derechos reservados www.wmgroup.com.mx

Prohibida la reproducción total o parcial incluyendo cualquier medio electrónico o magnético