Inteligencia Erótica

por Por Tania Cortés

 

La historia del sexo en las parejas modernas, frecuentemente nos habla de un deseo cada vez más disminuido y una lista interminable de pretextos que supuestamente explican la inevitable muerte de Eros en la relación. 

Lo cierto es que en la actualidad son cada vez más los matrimonios que tienen muy poco sexo o que no lo tienen en definitiva, aun cuando los integrantes de la pareja aseguren amarse profundamente. Las razones son muchas, dicen estar demasiado ocupados, demasiado estresados, demasiado implicados en la crianza de los hijos, y demasiado cansados para el sexo. Y como si esto no fuera suficiente para adormecer los sentidos, los antidepresivos – tan frecuentemente usados para combatir todos estos males de nuestro siglo – terminan de destruir lo que queda de la casi inexistente libido en los matrimonios. 

Hace más de 30 años, la generación de la postguerra luchó por deshacerse de tabúes y prejuicios en aras de iniciar una era de liberación sexual, la consigna era acceder al derecho de experimentar la sexualidad sin límites ni barreras sociales. Resulta irónico que algunas generaciones después, los hombres y mujeres de este siglo, quienes disfrutan de una gran libertad para tener todo el sexo que quieran, parecen haber perdido el deseo.

Los psicoterapeutas y terapistas de pareja aseguran que la búsqueda de la seguridad y la estabilidad que brinda el matrimonio, a la larga acaba por debilitar la vitalidad erótica. ¿Pero qué es lo que realmente ocurre en los matrimonios modernos? ¿Por qué la búsqueda de la seguridad debilita el deseo? ¿Qué está pasando por debajo de las sábanas entre las parejas de nuestro siglo?

Las teorías abundan, los consejos se multiplican, los expertos hablan y hablan y corren los ríos de tinta desde los periódicos matutinos hasta la prensa internacional más elaborada. Pero la muerte del deseo en la pareja comprometida continúa, y la infidelidad está hoy más de moda que nunca.

En la búsqueda interminable por saber más de estos temas yo encontré a Esther Perel, una psicoterapeuta de pareja, de origen belga, que trabaja en Nueva York desde hace muchísimos años, ha escrito algunos libros sobre este tópico, ha desarrollado algunas teorías muy interesantes al respecto, entre ellas la de la Inteligencia Erótica, que es un concepto muy revolucionario, como en su momento lo fue el concepto de Inteligencia Emocional. 

Para Esther Perel, la pérdida del deseo erótico en los matrimonios modernos tiene su origen en una ambigüedad fundamental de nuestra naturaleza humana. Los seres humanos compartimos todos una necesidad básica de seguridad, la cual nos inclina hacia las relaciones comprometidas y estables en primer lugar; pero poseemos también una necesidad igualmente poderosa de aventura y emoción por lo desconocido. El romance moderno nos promete que es posible satisfacer estos dos tipos distintos de necesidades en un mismo lugar: el matrimonio, pero en realidad no parece que eso sea acertado.

En la actualidad buscamos que una sola persona nos provea de lo que antes nos proporcionaba una comunidad entera: sentimiento de pertenencia, de significado y de continuidad. Además, esperamos que nuestra relación de pareja sea completamente satisfactoria, tanto románticamente, como emocional y sexualmente. No es de extrañar que la mayoría de las parejas construidas en esta creencia se derrumben ante el peso excesivo de estas exigencias.

Es sumamente difícil generar excitación, anticipación y lujuria en la misma persona que buscas para encontrar confort, consuelo y estabilidad. Sin embargo, la doctora Perel piensa que no es imposible. Es aquí donde entra el concepto de Inteligencia Erótica, el desarrollo de habilidades emocionales y de relación con la pareja que nos permitan construir un vínculo afectivo capaz de virar entre estas dos posibilidades, la de la seguridad y la de la incertidumbre, algo que de entrada parece muy difícil, pero que es en realidad cuestión de práctica, inversión de tiempo, esfuerzo y energía. 

El amor, tan necesario para consolidar una relación matrimonial, florece en una atmósfera de cercanía, apego e igualdad. El erotismo, en cambio, requiere de la separación, la sensación de que lo deseado es absolutamente inaccesible y por lo mismo más deseable, porque el deseo se alimenta del espacio que existe entre el yo y el objeto deseado. ¿Cómo reconciliamos entonces estas dos nociones?, ¿de qué manera pueden subsistir el erotismo y la domesticidad? 

Para poder satisfacer esta ambigüedad innata al ser humano, para convivir con el ser amado sin que se extinga el deseo, es necesario aprender un nuevo modelo de relación, estar dispuestos a tolerar la incertidumbre, detener el impulso se fundirse con aquél que amamos, en aras de permitir una distancia que haga posible la continuidad del deseo. 

¿Y por qué hacerlo?, ¿por qué negarse a uno mismo el control absoluto sobre la presencia y la necesidad del otro?, ¿no es acaso eso mismo el objeto del matrimonio?

La razón es muy simple, la expresión del erotismo es más que la satisfacción de nuestra sexualidad, es mucho más que la realización de una necesidad fisiológica. Desde la óptica de la doctora Perel, el deseo y su expresión corporal es una cualidad de la vitalidad, una forma de manifestar nuestro natural impulso por la vida, por vivirla plenamente.

 

En su experiencia existen dos tipos de personas en el mundo: aquéllas que sobreviven, inertes a los estímulos del entorno, y aquellas que viven realmente, las que se involucran con su ambiente y reafirman con cada acto el hecho de estar vivas. Son estas últimas las que no renuncian jamás a la expresión erótica, porque es en ella donde confirman su naturaleza humana y su verdadera existencia.

Vale la pena intentarlo, vivir la vida con la intensidad que merece, realizar a plenitud el ideal de la pareja en la consumación erótica.

Tania Cortés

Sexy, guapa e inteligente, le gustan los temas atrevidos y aunque es administradora de profesión, reconoce sus habilidades en el terreno de la sexualidad. Pretende regalar emociones con sus textos.

Los Calzones de Guadalupe Staff

Aquí hablamos de lo que importa decir, que es generalmente lo que nadie quiere escuchar

Tags   inteligencia erótica, erotismo, pareja, matrimonio, sexo

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

Para leer de nuevo

Fotos Para Tus Portadas.jpeg

Ser bipolar

Si el cielo existe_.jpeg

El sexo en caja

Música,_química_y_emociones.jpg

Música, química y emociones

W&M

Women and Media Group

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

2019 Women and Media Group Todos los derechos reservados www.wmgroup.com.mx

Prohibida la reproducción total o parcial incluyendo cualquier medio electrónico o magnético