Creer en el Zapato Azul

FUENTE: dreamstime.com

Por YAO ARROYO

Hace muchos años, durante mi adolescencia, tenía la costumbre de filosofar respecto a la vida. Me gustaba reflexionar sobre la existencia humana y sobre una infinidad de cosas relacionadas con la humanidad, nada raro en los adolescentes, desde luego.

 

Recuerdo que en ese tiempo, transitaba por una etapa oscilante entre el “no puedo con nada” y el “puedo con todo” (la verdad sigo más o menos igual).  En mis cavilaciones de esa época, alguna vez encontré una respuesta que desde entonces me ha mantenido con un pie en la tierra y otro en el paraíso. Me dije a mí misma después de muchas reflexiones profundas: “debes creer en lo que elijas, creer sinceramente, en un dios, en el universo, en un hada, en una flor, en lo que sea, en el zapato azul si quieres, pero creer”. Pensaba entonces que debía asirme con mente, cuerpo y alma al zapato azul, “si haces esto podrás resolver lo que se te presente en la vida”, me decía. Llegué a la conclusión de que si creía firmemente en algo, cualquier cosa, lo que fuera, podría disfrutar de la vida al máximo, podría compartir y recibir de los demás, estar en el cielo y en la tierra con una gran sonrisa o con un llanto dolorosísimo que viniera del corazón y después podría continuar caminando con humildad y firmeza, siempre junto a mi creencia, siempre junto a mi zapato azul.

 

Creer profundamente en algo, es lo que le da a la vida el elemento que te impulsa a vivirla plenamente, confiar en que esa belleza infinita existe, la belleza que otorga la fe ciega, el saber que cuentas con algo que siempre te va a proporcionar las herramientas y el conocimiento para ser mejor como ser humano. 

 

Tener la fortaleza de una creencia hace que tu espíritu se expanda, que tu experiencia de vida sea más plena y tu capacidad de integrarte con lo que te rodea crezca, hace que la posibilidad de aportar algo a tu entorno sea mayor también.

 

No importa que mi zapato azul no tenga brazos, igual me abraza todos los días. No importa que no lo pueda ver, ni escuchar, ni palpar, mi zapato azul existe para mí y agradezco a la vida que sea así. Gracias por existir zapato azul, yo creo en ti hoy más que nunca, porque creer en ti le ha dado plenitud y sentido a mi vida, creer en ti me ha dado fortaleza, ganas inmensas de vivir y de amar, me ha dado un impulso sobrehumano para seguir adelante sin importar las caídas y los obstáculos, creer en ti me ha levantado en los momentos más difíciles y me ha vuelto humilde en los más afortunados. Creer firmemente en ti me ha hecho un verdadero ser humano.

 

Algunos elegirán creer en un zapato rosa o en una flor, en un conjuro divino o en una ecuación matemática, la verdad no importa. Lo fundamental es creer en algo, creer siempre, fiel y cabalmente, amorosamente.  La fe le otorga a tu vida algo que no podrías encontrar de otra manera, algo que nunca podrías hallar sin ese hermoso y pequeño zapato azul palpitando en el fondo de tu corazón.

Suscríbete a nuestra Revista Digital

     Y recibe nuestro Newsletter gratis cada semana

Lo tienes que leer

Si te gusta

¡Danos Like!

W&M

Women and Media Group

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

2019 Women and Media Group Todos los derechos reservados www.wmgroup.com.mx

Prohibida la reproducción total o parcial incluyendo cualquier medio electrónico o magnético