Amy Winehouse,

un alma rota

 

 

                                                                         

por Xóchitl Niezhdanova

Amy Winehouse fue la más grande cantante de R&B, soul y pop del siglo XXI. Su vida, caótica y trágica, es la historia de un talento fuera de serie, que no supo manejar el éxito y la fama que le sobrevinieron súbitamente para cambiar definitivamente su existencia. 

 

Tenía tan solo 20 años cuando dio inicio su carrera musical, pero ya entonces cantaba con una voz profunda y madura que asombró a todos. El color de su voz era sublime y salvaje al mismo tiempo, y su manejo de la técnica vocal, impecable. Su personalidad, auténtica y sin artificios proyectaba toda la fuerza de su canto en el escenario. Back tu Black, su segundo álbum, la consagró como la mejor cantante del momento, por encima de cantantes como Rihanna, Beyoncé, Justin Timberlake y Taylor Swift. Vendió millones de copias en todo el mundo y obtuvo premios de todo tipo. Cinco Grammys, Mercury Prize y varios Brits Awards. 

Amy desde su primera juventud sufrió de depresión y bulimia. El trastorno alimenticio estuvo oculto durante mucho tiempo. Luego llegaron el alcohol y las drogas, en cantidades industriales. Frank, su primer disco, tuvo una buena recepción. Las letras de sus canciones componen una antología personal de pequeños fracasos y frustraciones amorosas. Ya en esos años los escándalos comenzaron a acecharla. De pronto una conducta errática en una de sus apariciones públicas, algún concierto suspendido, recitales con performances vocales muy por debajo de sus posibilidades. Ya en ese entonces tuvo colapsos e internaciones por sobredosis que la pusieron al borde de la muerte en varias ocasiones. En una de ellas encontraron en su sangre rastros de alcohol, cocaína, crack y heroína. Eran los tiempos en que estaba de novia con Blake Fielder-Civil, un joven algo más grande que ella. Una de sus muchas rupturas con él le proporcionó todo el contenido lírico para Back to black.  

En su primer disco “Frank”, Mark Ronson su productor añadió al fraseo único de su voz un aire soulero en las canciones con todos los avances del nuevo siglo, que catapultó al disco y a Amy a la cima de todos los charts. El álbum vendió, en todo el mundo, más de 20 millones de copias. El tema que mayor difusión tuvo fue "Rehab" en el que la cantante le dice no, no, no al ingreso en rehabilitación. La prensa sensacionalista, y otros oportunistas como Mitch Winehouse, su padre, buscaron compartir la inesperada fama de Amy. Su vulnerabilidad a causa de sus adicciones no les provocaba compasión, todo lo contrario, alimentó su voracidad. Los paparazzi estaban permanentemente apostados en la puerta de su casa esperando algún “espectáculo” de la cantante: una imagen con el maquillaje corrido, alguna pelea conyugal o, tal vez, un colapso físico. Mientras tanto a Amy la consumía el dolor, la imposibilidad de detener su autodestrucción. 

Su carrera musical terminó a los 23 años. Luego de su segundo disco casi no tuvo grabaciones en los cuatro años siguientes. Sus recitales eran un albur, nunca se sabía qué podía suceder en ellos. Si se presentaría, si finalizaría o incluso si sería capaz de cantar una canción entera sin requerir de auxilio. En varios videos de esas actuaciones se ve a Amy deambulando sin rumbo entre sus músicos, con la mirada ausente sin siquiera poder acercarse al micrófono, y balbuceando incoherencias. Eso mismo ocurrió en su último recital el 18 de junio de 2011 en Belgrado. 

Los últimos días de Amy estuvieron rodeados del escándalo y su fuerte adicción, como había sucedido después de sacar a la luz  Back to black. En ese tiempo era novia de Reg Traviss, un desconocido director de cine, pero su relación era tan tóxica como la primera. Sus amistades oscilaban entre la conmiseración y el hastío al verla debatirse entre sus adicciones crónicas. Los tratamientos fracasaban. Amy se alejó de las drogas pero regresó al alcohol. Luego del ridículo de Belgrado suspendió la gira que iba a representar su renacimiento musical. Dejó las drogas pero tuvo algunas recaídas.

 

El 20 de julio asistió a la presentación de su ahijada artística, Dionne Bromfield. Y en el escenario ni siquiera pudo cantar el estribillo; solo intentó bailar con movimientos espasmódicos. Reg Traviss la había dejado unos meses antes; Blake, su amor eterno estaba en la cárcel; sus amigas se alejaron después de intentar disuadirla en vano de dejar los vicios que la habían devastado; sus padres vivían en la negación absoluta con respecto a su situación. 

 

La noche del 22 de julio de 2011, ni siquiera estaban los paparazzi en la puerta de su casa de Camden, solo su guardaespaldas,  que trató de comprobar su estado varias veces durante la noche, y la mañana siguiente, sin éxito. Finalmente, a las tres de la tarde del 23, el guardaespaldas alarmado por la falta de respuesta de la cantante, ingresó a su cuarto. Amy llevaba muerta varias horas. Los análisis toxicológicos encontraron una cantidad desmesurada de alcohol en su sangre. A nadie le sorprendió demasiado. 

Fue una muerte lenta y dolorosa que sucedió a la vista de todos mientras ella intentaba sobrevivir para volver a alumbrar al mundo con su canto.  Como ella misma había escrito en el tema que titulaba su disco Back to black: "Morí cientos de veces". El 23 de julio esa joven de escasos 27 años de edad terminó de morir para siempre. La suya fue una muerte triste y solitaria, y una gran pérdida no solo para el mundo artístico, sino para la juventud. 

 

 

Captura de pantalla 2019-02-18 12.09.46.

Xóchitl Niezhdánova

Ingeniera de la vida y poetisa de mente, soltera por descuido que no deja de creer en el amor. Viajera en el mundo de los sueños, eterna distraída y pintora.

Los Calzones de Guadalupe Staff

Aquí hablamos de lo que importa decir, que es generalmente lo que nadie quiere escuchar

Tags   jazz, R&B, soul, ska, Amy Winehouse, Xóchitl Niezhdánova

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

Post  Relacionados

Sus ojos.png

Sus ojos

      

Hypatia_de_Alejandría.jpg

Hypatia de Alejandría

       

Screen Shot 2019-07-31 at 10.37.36 PM.pn

Su primer verano